miércoles, 18 de octubre de 2017

DOBLE CERTIFICACION


lunes, 9 de octubre de 2017

SEGURIDAD DEL PRESIDENTE DE ARGENTINA

Oficial: cómo es la "Bestia" argentina, la camioneta blindada del presidente

El gobierno nacional lo confirmó: la Mercedes-Benz Vito será el vehículo de traslado reacondicionado para garantizar la seguridad del Presidente. El modelo que se fabrica en el país incorporará piezas blindadas importadas desde España. Sus especificaciones técnicas

La Mercedes-Benz Vito versión Tourer tiene capacidad para ocho personas más el conductor
La Mercedes-Benz Vito versión Tourer tiene capacidad para ocho personas más el conductor
Lo confirmó Fernando De Andreis, secretario general de la presidencia. El nuevo auto de protocolo de Mauricio Macri será una Mercedes-Benz Vito blindada, la flamante "bestia" acondicionada especialmente para proteger la investidura presidencial. La iniciativa cobró rigor tras confusos incidentes que involucraron los vehículos de traslado de la comitiva y luego de un año de análisis se oficializó la incorporación de la camioneta fabricada en el Centro Industrial Juan Manuel Fangio de Virrey del Pino, La Matanza, a la flota de vehículos presidenciales.
El modelo nacional montará piezas blindadas de importación desde España, donde se producen las variantes Guard de la Clase V, la versión de lujo de la Vito. La demora en la confirmación obedeció a problemas de costos. El gobierno rechazó la propuesta de blindar la Vito en Argentina porque exigían un desembolso total de 400 mil dólares. A Casa Rosada llegaron ofertas de Volkswagen por la Touareg Hybrid que utilizó en la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso y por la Kia Carnival que suelen emplear para los desplazamientos oficiales. Incluso, tras el ataque en Villa Traful, Neuquén, el empresario Alejandro Radetic ofreció entregar su Lexus LS 400 blindado para garantizar la seguridad del presidente.
PUBLICIDAD

Se supone que la Mercedes-Benz Vito del presidente argentino será negra o gris
Se supone que la Mercedes-Benz Vito del presidente argentino será negra o gris
La Vito blindada adoptará un color oscuro -gris o negro- y ganará un peso extra cercano a los 1.500 kilos por el componente de seguridad. Por ende, también su motorización tendrá que ser adulterada. Sus especificaciones mecánicas serán sometidas a mejorar su calidad de prestaciones por el peso incorporado en materia de blindaje.
En la planta bonaerense el modelo comercializado en cuatro versiones -Furgón, Furgón mixto, Combi y Tourer- se fabrica desde el segundo semestre de 2015. Consiste en una Van correspondiente al segmento de utilitarios medianos: 3.200 mm de distancia entre ejes, 5.140 mm de longitud y un peso bruto tal de 3.500 kilos. Se presume que la versión Tourer será la elegida para adecuarse a las demandas de seguridad: presume de mejores elementos de confort y permite transportar ocho pasajeros más el conductor.

El modelo se fabrica en el país pero incorporará el componente blindado importado de España
El modelo se fabrica en el país pero incorporará el componente blindado importado de España
En virtud a la motorización, está equipado por un 2.0 turbo naftero con cuatro cilindros, eroga una potencia de 184 caballos a 5.500 rpm (revoluciones por minuto). Dispone de una caja de seis velocidades sincronizada y desacoplada de la transmisión para manifestar así una conducción más delicada. Su precio de venta al público asciende a 53.500 dólares en el mercado argentino.
En relación a la calidad de las prestaciones del blindaje del vehículo, no hubo confirmación oficial por motivos lógicos de seguridad. Sin embargo se presume que la escala del material blindado será al menos de nivel RB3, la opción más requerida en el mercado nacional que amortigua proyectiles calibre .44 Magnum de alta calidad y calibre .9mm de alta velocidad. En el plano mundial, se distribuyen cinco niveles de blindaje, del RB1 al RB5, categoría con facultades para resistir la embestida de un fusil de guerra FAL.
Según los especialistas argentinos aproximadamente de 600 unidades se someten a reparaciones con propósitos preventivos por año. En el país, hay cerca de 6000 vehículos blindados registrados por el Registro Nacional de Armas (Renar), el organismo que debe suministrar un permiso oficial de circulación.

SEGURIDAD DEL PRESIDENTE DE FRANCIA

Seguridad presidencial: Macri sumó una camioneta blindada para los traslados oficiales pero aguarda por "La Bestia"

Se trata de una Toyota SW4 que el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, le facilitó a su par de Nación, Patricia Bullrich
DyN
DyN
Los escraches y amenazas que recibió en numorosas oportunidades el presidente Mauricio Macri, que comenzaron en sintonía con el inicio de la gestión pero que se intensificaron entrado el año electoral, encendió las alarmas sobre su nivel de seguridad. Un ejemplo tuvo lugar durante los últimos días de diciembre de 2016, cuando el mandatario fue agredido con piedras mientras se trasladaba a un acto en la localidad de Villa Traful, en Neuquén.
Luego de ese incidente, el Gobierno resolvió apurar el acondicionamiento de una camioneta blindada Mercedes Benz modelo Vito. Pero mientras se pone a punto el nuevo vehículo oficial, el mandatario sumó un nuevo blindado, una Toyota SW4 gris, con la que se trasladó hacia el barrio porteño de Belgrano para encabezar un acto en homenaje a policías que murieron en cumplimiento de su deber.
El modelo de camioneta blindada que sumó Mauricio Macri para trasladarse al Conurbano
El modelo de camioneta blindada que sumó Mauricio Macri para trasladarse al Conurbano
"Ya está arreglada la seguridad del Presidente", aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, luego del encuentro que se realizó este lunes. Según confirmaron a Infobae desde Nación, se trata de una camioneta cedida por el Ministerio de Seguridad bonaerense, y se suma a la flota de camionetas con la cual se mueve Mauricio Macri: una Volkswagen Tuareg blindada, una Kia con vidrios antivandálicos y una Chrysler que se mandó a blindar, las tres en comodato y esta última perteneciente a la Ciudad de Buenos Aires.
Más allá de esta incorporación, para reforzar la seguridad de Macri, Bullrich quiere terminar de acondicionar la versión argentina de "La Bestia", como se denomina a este tipo de vehículos, que se asemeja a las medidas que aplicaron, por ejemplo, los responsables de seguridad del ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuando visitó el país en el 2016, ocasión en la que se trasladó con un Cadillac One y el Cadillac Two. En el caso del presidente norteamericano, contaba con rodados blindados al extremo, con ventanas de 15 centímetros de espesor, y hasta llevó en el baúl una reserva de sangre del tipo y factor del mandatario.
Desde Casa Rosada informaron que Macri utiliza la nueva adquisición desde hace dos semanas, y que el nuevo vehículo será empleado especialmente en las visitas que hace el mandatario al Conurbano.

LA SEGURIDAD DE DONALD TRUMP

El enorme (y molesto) despliegue de seguridad para proteger al presidente electo Donald Trump en Nueva York

La torre Trump se ha convertido en un fortín desde que Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa torre Trump se ha convertido en un fortín desde que Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos.
Como cualquier magnate de Nueva York, Donald Trump estaba acostumbrado a ir acompañado de guardaespaldas para todos lados.
Pero desde que ganó las elecciones a la presidencia de Estados Unidos, su contingente de seguridad adquirió un nivel tan complicado que está empezando a afectar el tráfico y el comercio de la famosa Quinta Avenida.
¿Cómo es el ambiente dentro del fortificado edificio?
Dos guardias privados de seguridad con camisetas y pantalones con la marca Trump tomaban café dentro de la torre Trump una mañana de la semana pasada.
Fuera de la ventana, agentes policiales con armas de asalto semiautomáticas permanecían a lo largo de la Quinta Avenida.
"Nada me parte más de la risa que ver a un equipo de SWAT con un armamento 45 veces más pesado del que se necesitaría en Afganistán", dijo uno de los guardias, mirando por la ventana.
Su amigo asintió y dijo en tono sarcástico: "Compadre, hay que estar listo".
La torre Trump era frecuentada por miles de personas en Nueva York. Ahora no pueden entrar sin someterse a altos controles de seguridad.Derechos de autor de la imagenAP
Image captionLa torre Trump era frecuentada por miles de personas en Nueva York. Ahora no pueden entrar sin someterse a altos controles de seguridad.
Los funcionarios frente al edificio formaban parte de una patrulla de seguridad supervisada por el Servicio Secreto de Estados Unidos, una fuerza de élite que protege al presidente, en coordinación con el Departamento de Policía de Nueva York y otras agencias.

Tiendas sofisticadas

Su trabajo es resguardar la torre Trump, una construcción de más de 200 metros de altura ubicada en la Quinta Avenida con calle 56, justo en el centro de Manhattan.
La torre es la residencia del presidente electo Donald Trump, pero la operación para protegerlo también está interfiriendo con una de las actividades más importantes de la ciudad: ir de compras.
La marca de artículos de lujo Gucci tiene una tienda dentro del edificio. Prada está cerca. Justo al lado está la joyería Tiffany & Co, el lugar donde paseó Audrey Hepburn cuando filmó Desayuno en Tiffany's.
Nueva York es la capital comercial del país. Y el vecindario del próximo presidente Trump es, como un fotógrafo explicó, "la zona cero del shopping".
El personal empleado en la torre Trump también debe someterse a revisiones de seguridad.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl personal empleado en la torre Trump también debe someterse a revisiones de seguridad.
Es un principio que el propio Trump comprende: construyó su imperio en esta parte de Nueva York. Durante su campaña presidencial, prometió que manejaría la nación como un alto ejecutivo.
En estos días, sin embargo, las "preocupaciones comerciales", como señaló el antiguo jefe de contraterrorismo del FBI Henry Brandon deben hacerse a un lado, incluso en el vecindario de Trump.
Proteger a un presidente, o al mandatario electo, siempre plantea altos riesgos. Pero Trump presenta desafíos especiales para los funcionarios policiales, y requiere de un cuidado extra.
El republicano empleó una retórica furiosa durante su campaña y habló de salir a protestar en las calles.
Esto despertó el espectro de violencia alrededor de él y de su séquito.
Además vive en Nueva York, y en una de sus calles más sofisticadas.

En el corazón de Manhattan

Las fuerzas de seguridad, un grupo que incluye a policías, los escoltas personales de Trump, agentes del Servicio Secreto, el FBI y otros, se despliegan en grandes números alrededor del edificio.
La Quinta Avenida es el epicentro de las compras en Nueva York.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa Quinta Avenida es el epicentro de las grandes marcas de moda en Nueva York.
Su misión es que el presidente esté seguro y asegurarse de que los manifestantes no atraviesen las puertas de cristal de la torre.
Este nivel de seguridad, me dijo un agente del Servicio Secreto, viene con un costo: "La seguridad reforzada en Nueva York significa que los negocios se verán afectados".
En aquella mañana de la semana pasada, varios policías se pararon cerca de dos volquetas llenas de arena húmeda estacionadas en plena Quinta Avenida.
La alineación de dichos camiones hacía una barrera de protección al edificio.
Volquetas llenas de arena húmeda se ubicaron frente a la torre Trump como una medida de seguridad.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionVolquetas llenas de arena húmeda se ubicaron frente a la torre Trump como una medida de seguridad.
El tráfico se detuvo. Solo duró un rato, pero el hecho consternó a muchos neoyorquinos.
"No puedes cerrar la Quinta Avenida", dijo Zachary Goldman, director ejecutivo del Centro de Leyes y Seguridad de la Universidad de Nueva York.
"Eso va más allá del sacrilegio. Esa zona es el corazón palpitante de la ciudad de Nueva York".
Goldman tiene razón. Y de hecho, las calles aledañas a la torre Trump se han cerrado solo por cortos periodos: cuando la caravana del presidente electo está saliendo del barrio, por ejemplo.
En estos momentos, la policía abre camino al Servicio Secreto. Y los escoltas privados se apartan para que actúen las autoridades locales y federales. ("Odian eso", me dijo un funcionario del FBI refiriéndose a los guardias privados).
Es una coreografía elaborada y su origen se remonta a mucho antes de la elección.

Campaña tensa

Como muchos neoyorquinos adinerados, Trump empleó por años a agentes de seguridad privados y guardaespaldas para que lo protegieran a él y a sus propiedades.
En la torre Trump vive el presidente electo de EE.UU. y también hay tiendas y una joyería de la marca de su hija, Ivanka Trump.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn la torre Trump vive el presidente electo de EE.UU. y también hay tiendas y una joyería de la marca de su hija, Ivanka Trump.
Estos hombres trabajaron para la Organización Trump y muchos de ellos fueron miembros de las autoridades gubernamentales.
Se encargaban de patrullar el edificio, portar armas y vigilar los alrededores de la Quinta Avenida.
Todavía continúan haciendo su trabajo: uno de ellos subió y bajó las escaleras cuando estuve allí hace unos días.
Durante la campaña, lo custodiaron mientras viajaba.
En los mítines del entonces candidato republicano operaban en una atmósfera tensa, llena de posibilidades de peligro, con amenazas que lo señalaban o que incluso lanzaba el propio Trump.
Los agentes del Servicio Secreto acompañaron a Donald Trump en toda la campaña por la presidencia.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos agentes del Servicio Secreto acompañaron a Donald Trump en toda la campaña por la presidencia.
Antes de la convención republicana en julio, Trump dijo que él y sus seguidores esperaban ganar la nominación. Y si no, dijo en una entrevista con CNN: "Creo que tendrás disturbios".
Amenazas de violencia continuaron recayendo sobre Trump y su equipo de trabajo, y esto fue causa de preocupación real de las autoridades.
Por estas razones, añadieron múltiples capas de seguridad.
Y esto desencadenó en problemas para quienes trabajan en las cercanías de la torre Trump o hacen compras por la zona.
"Me estresa", dijo un portero de la torre Trump, vestido de corbata y sujetando un pañuelo para limpiar el polvo.
Conversaba con una mujer cuyas botas plateadas chasqueaban sobre el piso de mármol mientras caminaba a la cafetería Starbucks.
El tráfico en Manhattan suele ser congestionado. ¿Ahora lo será más?Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl tráfico en Manhattan suele ser congestionado. ¿Ahora lo será más?
Esa mañana ambos tuvieron inconvenientes para llegar al trabajo por la seguridad que rodeaba el edificio.
Ella se quejó de la operación y dijo que desearía que los manifestantes dejaran a Trump en paz.
"Es una democracia", señaló. "Él ganó de manera justa y punto".
Cierto, pero esto es Nueva York: ella y otros expresarán sus opiniones en voz alta, ya sea sobre las compras, el dispositivo de seguridad o el nuevo presidente.